Mango
Tanahook

Tanahook

Los Secretos del Mango Deshidratado

Como consumidores cada vez nos preocupamos por llevar una dieta más saludable y equilibrada, incorporando un mayor volumen de frutas y verduras en nuestros menús, disminuyendo el consumo de azúcares y grasas, y queriendo saber el origen de los alimentos que compramos y consumimos.
Comer fruta deshidratada es una costumbre antigua que hoy en día está más de moda que nunca, ya que se trata de un snack más saludable que otras alternativas, como unas patatas fritas o las chocolatinas.
El mango es un fruto carnoso y sabroso, también conocido como “melocotón de los trópicos”, y está reconocido en la actualidad como uno de los tres o cuatro frutos tropicales más finos.

Es una fruta dulce y de fácil consumo, rica en sustancias de acción antioxidante, motivo por el cual su consumo es adecuado, teniendo en cuenta además sus propiedades nutritivas, para toda la población: niños y jóvenes, adultos, deportistas, mujeres embarazadas o madres lactantes y personas mayores.

El mango deshidratado orgánico, además de agilizar la digestión por su contenido en fibra, es muy rico en vitamina A, lo que permite el desarrollo de las células, una mejora en la vista y el fortalecimiento del sistema inmunológico. Es así como esta fruta desecada, con la ayuda de antioxidantes y minerales, protege al cuerpo de posibles enfermedades.

¿Qué diferencia un mango deshidratado de producción convencional o producción orgánica?
Hoy en día hay una tendencia mayor a que como consumidores demandamos más productos respetuosos con el medio ambiente, este el caso de la producción de frutas y hortalizas orgánicas “ORG”.
***ORG – Orgánico: productos alimenticios realizados sin intervención química para lograr un desarrollo óptimo, sin usarse pesticidas, fertilizantes u sustancias similares, consiguiendo pues un aumento en las propiedades nutricionales del alimento.

 ¿Qué propiedades podemos esperar entonces de nuestro mango deshidratado orgánico?
Podemos obtener una multitud de vitaminas y minerales: la fruta deshidratada no pierde sus propiedades o es menos sana que la fruta natural, sino todo lo contrario. En concreto, el mango concentra en su interior fósforo, potasio, magnesio y calcio, aparte de vitaminas A y B, tan importantes para nuestra salud.
Rico en antioxidantes: los antioxidantes eliminan los radicales libres, que son unas sustancias químicas que liberan oxígeno en el interior de nuestras células, provocando la oxidación de las mismas. Por ello, consumiendo mango seco, podremos contribuir al retraso del envejecimiento del cuerpo a través de estos diferentes antioxidantes, como pueden ser la quercitina, la fisetina, la astragalina, la isoquercitina, el galato de metilo y gálico. Además de prolongar la buena salud de nuestro cuerpo, ayudará a prevenir enfermedades como el cáncer de pecho y el de próstata.
Y qué decir de las enzimas digestivas, ya que el mango seco es una fruta altamente digestiva que ayuda a que los alimentos que hayamos consumido aumenten la celeridad de su digestión, con lo que también se reduce la acidez o el ardor en personas con hernia de hiato o dispepsias funcionales.

¿Qué beneficios podemos esperar de nuestro mango deshidratado orgánico?
Un corazón más sano: consumir mango seco ayuda a reducir la presión arterial gracias a su alto contenido en magnesio y potasio. Regula los niveles de colesterol mediante la fibra y la vitamina C, con lo que se potencia y facilita poder tener una mejor salud cardíaca en el futuro.
Ayuda a quemar más calorías: si por un lado existen alimentos que queman más calorías en el propio proceso de digestión que los que tienen en sí mismos, existen también otros, como el mango seco, que contribuyen a quemar calorías rápida y eficientemente. Como todo, claro está, este consumo debe ir acompañado de cierta actividad física.
Huesos más sanos y fuertes: la vitamina K es la que se encarga de favorecer una correcta absorción de calcio para nuestro cuerpo. El mango deshidratado contiene una gran cantidad de esta vitamina, un aspecto clave también para prevenir y protegernos de enfermedades como la osteoporosis.

SHARE

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Abrir chat